miércoles, 7 de enero de 2015

Albamar 2013

Hace menos de 3 años que conocí a Xurxo Alba aunque ahora me parece que lo conozco de toda la vida, fue cenando en el antiguo Bagos con unos ex-compañeros de trabajo y grandes amigos, me fue imposible no acabar atrapado por su jovialidad y frescura.
Poco después volveríamos a vernos en el actual Bagos, local que ciertamente me ha hecho conocer a Xurxo un poco más. Fue con motivo de la cata del Ranking de Mariano. Lo cierto es que, en ese evento, conocí a grandes personas que están teniendo una gran influencia en mi.
De esa cata salió ganador su Albamar y su detalle de reconocer su vino entre más de 100 y no puntuarlo. 


Creo que hubo un punto de inflexión a partir de ese momento. Su dedicación exclusiva a la bodega familiar y el respaldo que supuso el ranking, le dio la confianza y fuerza para trazar su camino, a plasmar en Finca O Pereiro la particularidad de un viñedo. Un vino que me tiene enamorado y que lo sabrán todos los que me piden consejo a la hora de elegir un albariño en mi tienda. En hacer crecer la familia con Floreano y Monchiña. En colaborar en grandes vinos como el 69 arrobas con Adrián, Fernando y Pablo. En lanzarse con un tinto que va a ser muy grande. 

Haber podido vivir todo esto desde cerca hace que lo sientas como algo más especial. Que te alegres como si en cierto modo también te tocasen a ti una parte de sus logros.

Por eso, el reconocimiento por parte de Luis Gutiérrez, el que otorga los famosos puntos Parker actualmente, de Albamar como una de las bodegas punteras y a seguir, de la DO Rías Baixas me ha producido una enorme alegría.
Un reconocimiento a una labor entregada, a alguien muy humilde y con un gran cariño por su tierra y por ofrecer el mejor vino posible. También me alegro por las otras bodegas destacadas donde tengo buenos amigos.

Bueno, ahora podéis estar pensando, menudo panfleto nos está mandando sin venir a cuento, pero tiene su explicación.

Como algunos sabréis, estas fechas suponen una carga de trabajo y estrés grande, y que no falte, que llega a su punto álgido en Nochebuena y Nochevieja. Por lo que mientras la mayoría disfruta de la cena, algunos estamos deseando disfrutar de un reparador descanso. Pero la Noche de Reyes la disfrutamos un poco más. En esta ocasión, nos preparamos una selección de embutidos y quesos. La elección del vino, no fue muy meditada y fui directamente a por un Albamar 2013.
Vino que disfruté enormemente y que desde aquí recomiendo a quien quiera disfrutar de un gran y auténtico Albariño de Castrelo.


Aquí entra en escena otra persona, que no es un Rey Mago, pero lo intenta, es Ricardo Otero, culpable de nuestra tienda Online y de nuestro Klout, que no tengo claro lo que es, pero si dice que es importante lo será. A los pocos minutos ya había colgado en nuestro Instagram la foto de la cena que había compartido  y esta tarde ya había empezado este post y me pedía que lo retocase y reflejase mis impresiones sobre el vino, cosa que como habréis leído no he hecho ni pienso hacer. Porque me parece más importante conocer lo que hay detrás del vino. Sobre todo por que detrás de Albamar hay una persona muy grande. 

Publicar un comentario
Blogging tips