sábado, 1 de marzo de 2014

Emilio Rojo 2012

Posiblemente sea el más famoso de los bodegueros gallegos. Por su personalidad y por la de su vino, que se llama como él.

Emilio Rojo es un ingeniero que abandonó su carrera en una multinacional tecnológica por las viñas y la vida en el pequeño pueblo de Arnoia, posee media hectárea de viñedo, en una pequeña aldea abandonada, allí es donde se hace su vino, mientras muchos buscan la mayor producción posible el busca rendimientos muy bajos, que la planta se concentre en unos pocos racimos, sacarle la máxima expresión a su terreno y a sus viñas de Treixadura, Loureiro, Lado y Albariño. Sirva como ejemplo que el consejo regulador de la D.O. Ribeiro autoriza un rendimiento de 13.000 Kilos por hectárea y Emilio dependiendo del año oscila entre los 3.000 y 4.000 kilos por hectárea.

                                   

Emilio Rojo (el vino) es un ribeiro blanco tan exclusivo, que roza lo mítico. "Habelo hailo" pero moi poucos o probaron.
La razón es que las pocas botellas que produce las reparte entre clientes de todo el mundo, su vino llega a todos los rincones del mundo, desde países productores como Francia y Alemania, a países con una menor tradición como Estados Unidos y también al países del continente asiático como Singapur. Eso hace que tenga que hacer cabalas para cuadrar las botellas que produce con los clientes que demandan su vino.




Este año se ha propuesto hacer un vino un poco más especial, si cabe. Su búsqueda de rendimientos muy bajos, cuidando mucho la viña y con una buena selección, han convertido su vino en todo un referente. 

En la añada de 2012, decidió dar un paso más allá y dejar el vino más tiempo en depósito con sus lías. Buscar un vino que envejezca aun mejor, acercarse a los grandes borgoñas blancos que envejecen en Inox y duran años en perfectas condiciones, alejarse del vino de consumo inmediato en la búsqueda de un vino que perdure.
Cuando todos los años, en Junio tenía el vino en el mercado, este año decidió no sacarlo en 2013, con las consecuencias económicas que conlleva y esperar a Febrero de 2014 para embotellarlo. 

Lo hemos visitado, tenemos que agradecer su amabilidad permitirnos visitarlo en plena labor de embotellado, lo hemos probado y pronto tendremos en la tienda unas pocas botellas.


Además, hemos tenido el lujo de poder probar lo que dentro de un año sera Emilio Rojo 2013 y, como todos sus vinos, será espectacular, sin ninguna duda.






Publicar un comentario
Blogging tips