viernes, 15 de noviembre de 2013

El Cocido Gallego

Seguimos con las buenas recetas de nuestras abuelas. Por esta época del año, lo mejor es un buen cocido gallego hecho con todo el cariño que le ponían nuestras abuelas, en aquellos domingos lluviosos y fríos que, en Galicia tenemos muchos.

Es un plato típico de invierno, potente y donde el cerdo es el gran protagonista. Un plato, donde por mucho que busquemos, no sobra nada.

En España, tenemos muchos tipos de cocido: el conocido Cocido Madrileño, el Pote Asturiano, el cocido montañés, la Escudella, el Maragato y muchos más. Pero, sin ninguna duda, el cocidón es nuestro Cocido Gallego.

Nuestro cocido es el más abundante, como buenos gallegos, tenemos que llenarlo bien. No debe faltar verdura: repollo blanco o rizado, berza, grelos o nabizas. Sin olvidarnos del unto, unas buenas patatas de la tierra, unos garbanzos y distintas variedades de chorizo.
Pero sin ninguna duda, el ingrediente estrella es el cerdo. Podemos echarle de todo: lacón, cachucha, costilla, lengua, oreja, morro y rabo. Y, para que algunos no se quejen, también podemos acompañarlo con una buena carne de ternera gallega cocida.


Buah ¡¡¡qué hambre!!!

El cocido gallego es una exaltación de la matanza del cerdo, una tradición que todavía se mantiene en muchos pueblos de la geografía gallega.
Aconsejamos sin ninguna duda pasarnos por el pueblo de Lalín, donde se celebra todos los años "A FEIRA DO COCIDO".

Una receta con mucha calma y con amor.

INGREDIENTES para unos buenos comensales

  • 1 kg. de garbanzos
  • 2 repollos grandes
  • 2 lenguas de cerdo saladas
  • 1 cachucha entera
  • 1 jarrete de ternera gallega
  • 1 kg de patatas gallegas
  • 1 poco de Unto
  • 8 chorizos
  • 2 orejas de cerdo saladas
  • 1/2 lacón
  • 2 rabos de cerdo salados
  • Agua y sal

PREPARACIÓN:

Un par de días antes, ponemos a remojo las partes del cerdo saladas: rabo, cachucha, oreja y lacón, cambiando el agua un par de veces.
Los garbanzos en remojo para el último día.

En una olla, la más grande que tengamos, rellenamos agua y la ponemos al fuego hasta su ebullición. Entonces echamos los garbanzos (mi madre los ponía en una bolsa de tela, decía que así quedaban más ricos), los trozos de cerdo que dejamos en remojo (excepto los chorizos) y la carne de ternera.
Lo dejamos en la olla a fuego medio durante 90-120min.

La sal, siempre a media cocción, nunca antes. Revisamos cada cierto tiempo y vamos retirando según se vaya haciendo, dejando el lacón siempre para el final. Cortamos y separamos en una fuente, mientras se hace el resto del cocido.

En otra olla, se cuecen las verduras, con las patatas enteras y un poco de unto, poniendo los chorizos encima. Revisamos cada cierto tiempo y vamos quitando la espuma que se genera, para quitar la grasa del caldo. En menos de 20min tenemos todo listo. Así que lo vamos quitando y poniendo en otra fuente.

Ya tenemos todo listo. Ahora toca emplatar, como decía mi madre.
4 fuentes bien llenas. En una, ponemos el cerdo, en otra, la carne con los chorizos, las verduras y las patatas por separado y, por último, los garbanzos.
La presentación necesita de una buena mesa y a comer....Por cierto, la sopa con el caldo de cocido, es un buen entrante para empezar a calentar...
                                                       
Toda esta comida, precisa de un buen vino. Como dicen algunos amigos. El buen cocido gallego, lleva un buen tinto país.
Pero, si queremos disfrutar de lo lindo. Os aconsejamos un vino denominación de Origen de la Ribeira Sacra Adegas Guímaro. Un vino consistente para acompañar esta gran comida.

Y, después de esta comida, un buen postre......¡¡¡Qué recuerdos!!! me traen aquellas maravillosas filloas de la abuela.

Continuará....
Publicar un comentario
Blogging tips